La dirección regional de Gendarmería en la Región del Biobío se ha visto cuestionada por sus procedimientos, ya que, pese a que la Justicia lo había determinado de otra manera, el estamento decidió igualmente trasladar a los 12 comuneros mapuches que cumplían medidas preventivas en el penal de Lebu al penal de El Manzano, de Concepción.

En el día 57 de huelga de hambre y el noveno de huelga seca, los 12 comuneros mapuche fueron trasladados en emdio de cuestionamientos por la supuesta violencia que habrían sufrido durante su traslado al Hospital de Los Angeles, el cual fue llevado a cabo por la Unidad Antimotines.

Este mismo fallo del Juzgado de Garantía de Cañete, que acogió el recurso de amparo interpuesto por la defensa y dispuso una serie de diligencias por el irregular traslado a Los Ángeles, reiteró de manera explícita que luego de ser estabilizados debían volver a la cárcel de Lebu.

Pese a lo resuelto por el Tribunal, durante la madrugada de este martes, la dirección regional de Gendarmería dispuso el traslado de los 12 comuneros en huelga hacia el Centro Penitenciario de Concepción. Las razones del procedimiento, según planteó Gendarmería a través de un comunicado, se llevó a cabo a raíz de una recomendación del centro hospitalario.

Las sospechas de los familiares y cercanos apuntan a una maniobra de Gendarmería para debilitar la huelga. Así lo expresó Auka Castro, vocero de los 12 comuneros de Lebu. “¿Qué decimos nosotros? Hostigamiento. Distanciarlos más de sus comunidades y de sus familias, Concepción está en cuarentena, a nosotros se nos hace imposible ir a darles el apoyo allá. Entonces aquí lo que están jugando es al desgaste, a debilitar la lucha que estamos llevando adelante”, indicó el werken.

“Esa es la situación, nosotros hoy vamos a tener una reunión y vamos a resolver los siguientes pasos. De igual manera mañana se va a realizar una audiencia solicitada por parte de los abogados defensores para ver qué pasó”, explicó Castro.

Frente a este hecho también se mostró sorprendida la jueza Macarena Bobadilla y el abogado defensor de los huelguistas, Nelson Miranda, quien se enteró del cambio de penal de manera extraoficial a través de personal de salud del Hospital de Los Ángeles. Miranda en ningún momento fue notificado de la decisión, cuestión que había quedado acordada a través de la Justicia entre el defensor y la dirección regional de Gendarmería. En conversación con nuestro medio, el abogado esbozó “razones racistas” de la institución penitenciaria para realizar un traslado que para él podría incluso agravar la situación de salud de sus defendidos, ya que éstos fueron sometidos a test PCR en Los Ángeles resultando negativos de COVID-19.

La preocupación de los cercanos y familiares radica en la lejanía y las dificultades que tendrán para ir a visitar y dar apoyo a los comuneros mapuche. En una ciudad de Concepción que acaba de retroceder a cuarentena, que aumenta sus contagios día a día y que está rodeada por un estricto cordón sanitario, las posibilidades de apoyarlos o de establecerse en un verdadero campamento como el que tenían apostado a las afueras del penal de Lebu se hacen mínimas.

Y menores aún, luego de los dichos del intendente del Biobío Sergio Giacaman, quien este martes consultado por la posibilidad de que se instalen los familiares a las afueras del penal de Concepción, aseguró que será Carabineros quien responda, ya que la medida de cuarentena rige para todos.

“Por supuesto, acá lo que aplica para uno aplica para todos. La medida de cuarentena es estricta para todos quienes somos habitantes y circulemos por las comunas en cuarentena. Así que no, salvo que alguien solicite un permiso especial, pero no debiésemos tener aglomeraciones de personas. Si así fuera, Carabineros tiene que actuar, porque aquí lo que estamos resguardando es la salud de todos”, aseguró el intendente.

Déjanos tus comentarios: