Visitar su rehue por un máximo de 30 horas, además de ser trasladado a un Centro de Educación y Trabajo en la misma cárcel, una vez que recupere su estado de salud en el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, son en definitiva los beneficios que se lograron tras el acuerdo entre el machi Celestino Córdova y el Gobierno, con el fin de que el líder indígena depusiera su huelga de hambre de 107 días.

En estrevista a un medio nacional, Jorge Luchsinguer, el hijo del matrimonio Luchsinher Mackay, por cuyo asesinato Córdova fue condenado a 18 años, dijo que “beneficios más o menos, nos interesa que cumpla su condena”.

El empresario destacó que las víctimas no tienen porqué saber lo que dialoga un Gobierno de turno con una persona condenada. “Espero que siga cumpliendo lo que dictaminó la Corte Suprema, que es lo relevante, más allá de la contingencia”.

Al ser consultado por su opiinión sobre estas concesiones y si acaso se pasa a llevar el rechazo de la misma Corte Suprema que no autorizó a Córdova a cumplir el resto de su condena en su casa, Luchsinger dijo que “siempre luchamos porque esta persona cumpliera y siga cumpliendo la medida dictaminada por la sentencia, que es la reclusión”.

Agregó que “en ese sentido, entiendo que la Corte Suprema lo corroboró y vamos a seguir peleando. No vivimos de los beneficios carcelarios que le dan a este ni a otro reo”.

“En la medida que cualquier reo pueda optar, de manera similar, a estos beneficios, la ley pareja no es dura. Cualquier condenado tiene derecho a ciertos beneficios y eso no debe ser un privilegio de solo algunos”, añadió Luchsinger.

Déjanos tus comentarios: