Con retraso para contar con las bodegas comunales para el almacenamiento de la cosecha de papas en La Araucanía, pero con avances en el diagnóstico de posibles enfermedades para este año, el Programa Innovación Tecnológica aplicada a procesos productivos del Centro Regional de la Papa, se encuentra en un proceso de arduo trabajo en medio de la pandemia Covid 19, para no afectar la cosecha 2020.

Elizabeth Kehr, Directora Regional de Inia Carillanca, presidió la reunión online de la mesa técnica del Convenio Tranapuente papa, donde se trató esta situación. La instancia contó con la participación de los encargados de Desarrollo Local de las municipalidades asociadas de Carahue, Teodoro Schdmit, Puerto Saavedra, Toltén, Freire y Gorbea además de profesionales de Inia, Sag e Indap. 

En la oportunidad se dieron a conocer los principales avances del Programa Innovación Tecnológica aplicada a procesos productivos del Centro Regional de la Papa y se analizó la estrategia de producción de papa semilla 2020, en contexto de pandemia y crisis sanitaria, por lo cual se expuso sobre la proyección de minitubérculos de papa y la producción que se está llevando a cabo con distintas variedades, Desireé, Puyehue Inia y Pehuenche Inia. 

“Respecto a las bodegas comunales comprometidas por el programa en las comunas del convenio Tranapuente, aún hay retraso debido a la crisis sanitaria, pero por el momento se ha avanzado en diagnóstico de virosis en plantas de invernadero, diagnóstico de pudriciones blandas a través de pruebas moleculares en mini-tubérculos y evaluación comparativa del test DAS-ELISA VS el test RT-qPCR en la detección del virus PVY en dos estadios de crecimiento de plantas de papa. Se cuenta con multiplicadores especializados y un total de 68 semilleros establecidos, cuya suma en superficie equivale a 5.35 hectáreas y que han permitido un rendimientos de 133 mil 988 kilógramos de papa cosechada, las cuales serán seleccionadas entre los meses de agosto y septiembre para certificación final”, comentó Patricio Méndez, encargado del convenio.

Finalmente, Elizabeth Kehr, planteó que “todo lo que hacemos es en beneficio de la agricultura regional, con el fin de promover el uso de semilla certificada de papa. Un trabajo arduo de los investigadores en laboratorio, un sueño cumplido y un desafío de seguir aportando al desarrollo de un rubro tan importante como la papa. Hoy tenemos un programa potente financiado por el Gobierno Regional, que nos permitirá multiplicar el trabajo, llegar a más agricultores y aumentar la superficie del cultivo”, concluyó.

Déjanos tus comentarios: