“En un ambiente de terrorismo es imposible generar políticas equilibradas. Necesitamos un referente que esté dispuesto a conversar y que no siga usando la violencia como arma de presión”, planteó José Miguel Stegmeier, presidente del Consorcio Agrícola del Sur (CAS), entidad que reunió a representantes de Asoñuble, Saval, Socabío, Sofo, Sago y Agrollanquihue en la capital de La Araucanía para analizar el recrudecimiento de la violencia que golpea la zona.

Los dirigentes, que manifestaron la necesidad de  que el nuevo ministro, Víctor Pérez, juegue un rol activo para frenar la violencia, además, expresaron su preocupación por la seguridad de los agricultores que viven en zonas rurales. “Estamos muy preocupados con lo que está pasando con muchos agricultores en las zonas más álgidas del conflicto. Esperamos que tras esta reunión podamos tener más claridad en cuanto a hacer las exigencias correspondientes a las autoridades para que se restablezca el Estado de Derecho”, manifestó el presidente del CAS, José Miguel Stegmeier.El dirigente agrícola dijo que debe existir una acción coordinada entre todas las Fuerzas Armadas , el Gobierno y los sectores políticos  para controlar este clima de violencia. “En algunos sectores hay prácticamente una guerra civil y eso no lo podemos aceptar en un país democrático”, concluyó.

Déjanos tus comentarios: