En este periodo de “reflexión” obligada y de confinamiento producto del avance del Covid-19 también ha aflorado la creatividad para no quedarse inmóvil al borde del camino. Es el caso del cantautor de La Araucanía, Juanjo Montecinos, quien a través de videos y canciones está enseñando a cocinar en estos tiempos de pandemia.

El artista regional cuenta que esta es una producción netamente casera, realizada con ayuda de familiares y que pretende acerca a la gente a la cocina, muchas veces planteada como un oficio muy sofisticado, pero que en realidad está lejos de eso.

En esta entrevista, Juanjo Montecinos habla sobre este proyecto que nació en su periodo de encierro producto del Covid-19 y que espera tenga miles seguidores que le den fuerza para seguir transformando sus recetas de comida chilena en canciones.

–¿Cómo surgió la idea?

–Hace tiempo se me vino a la mente hacer algo relacionado con la cocina o la comida misma, generar un programa de televisión que mezclara la música y lo culinario. Siempre pensé en hacer algo pero nunca lo concreté, entonces cuando estábamos en la cuarentena que se decretó en Temuco, producto del Coronavirus pensé en llevar a cabo esta idea de las «Recetas con ritmo», grabar con mi celular mientras cocino y componer canciones que en su contenido tengan el proceso de un plato de comida, así salió la de los porotos con riendas, que es uno de mis platos favoritos de siempre.

–¿Cuál es el objetivo?

–El objetivo es demostrar que cocinar es algo entretenido, que no es tan complejo como muchos creen, que además se puede enseñar a cocinar de forma entretenida como con una canción, platos simples pero muy tradicionales y nutritivos. Hay personas que no se atreven a cocinar y otros que lo ven como una pérdida de tiempo, en mi caso particular me entretiene y me apasiona la cocina y eso se lo quiero transmitir a los demás.

–¿Desde cuándo te gusta la cocina?

–Empecé a incursionar y aprender a cocinar como a los 24 años, casi 15 años atrás cuando me independicé, me fui de la casa a vivir lejos y antes de eso era mi madre quien hacía la comida, nunca entré a la cocina más que a comer en esos años. Desde que empecé a vivir de manera independiente comencé a cocinar y me empezó a gustar la cocina, los primeros platos que aprendí fue la cazuela y legumbres, leyendo alguna receta o tutorial, después fui creando mis propias versiones de cada plato y cada vez me fue gustando más la idea de cocinar. Hoy en mi casa invento o salgo del paso cuando la despensa está con pocas cosas y siempre saco de la galera algo para sorprender a mi esposa e hija. Cuando la despensa está con hartos productos es menos la creatividad pero igual me celebran lo rico que me queda algún plato. 

–¿Qué importancia le das al saber cocinar?

–Para mí, esperar el momento que prueben un plato de comida que yo hice  es muy similar a cuando cantas en vivo, o te aplauden o te ponen cara de «podría haber salido mejor». Cada vez toman más protagonismo mis platos o asados en reuniones familiares, por ejemplo mi hija y sobrinos tienen un ranking de los asadores de la familia y ahí voy peleando lugares con los demás, entonces es clásico que cuando la carne me quedó blandita, jugosa y bien de sabor pregunto por ejemplo ¿Facu quien es el asador número uno de la familia? y nos reímos, otro tradicional es el disco que hago cuando vamos a Licán Ray, esa es una de mis especialidades. Me gustan muchos los caldos, las sopas, una semana sin una carbonada o una cazuela no es semana. Una rica sopita hecha con cariño, con ajicito y un pedacito de pan mientras cae la lluvia en el zinc, creo que es un panorama culinario transversal o algo tan simple como el clásico arroz con huevo y tomate o preparar algo más sofisticado y con mucho tiempo, cada uno de esos platos tiene su magia y el secreto está en la pasión y dedicación que se le dé. Me gusta ese momento cuando alguien o varios en la mesa te dicen «que está rico esto» o «me podrías dar la receta» «me puedes dar otro poquito», es como un aplauso cerrado en el municipal. 

–¿Cómo nace esto de mezclar la música con la cocina?

–En ambas hay que crear, ambas son arte y en ambas tienes que dejar conforme a alguien o a varios que te escuchan o van a probar tu comida. Cocinar y hacer canciones me generan un estado muy similar, me relajan y me sacan de todo, me dejo llevar hasta en cosas que no son tan entretenidas cómo pelar un tomate o una papa o transcribir de la hoja al computador una canción completa. Disfruto de todo el proceso, no hay momento que no disfrute de ambas cosas, por lo mismo y por sus similitudes fue que decidí más que mezclar la música y la cocina unirlas, que así como a mí me gusta cocinar poder a través de una canción incentivar a otros a que lo hagan, en estos tiempos en que es más complejo ir a comer a la picada que está cerca de la pega, es esencial aprender a cocinar para nuestras familias y para uno mismo, ser autosustentable también tiene que ver con la capacidad de generar nuestro propio alimento y servirlo en un plato.

–¿Que preparaciones podremos ver en tu canal?

–Principalmente cocina tradicional, que sea económica para cocinar sobre todo en estos tiempos y enseñar de forma didáctica y entretenida como hacer legumbres, caldos, productos con papas y por qué no algo dulce de vez en cuando. Todo va a depender cómo vaya tomando fuerza esta idea y que quiere el público para que pueda cocinar y cantar.

–¿Cuánto duran los vídeos y a qué público quieres llegar?

–Mi idea es que las canciones no superen los tres minutos, que el contenido y el ritmo sean más importantes y relevantes que los instrumentos o si va a haber un solo de guitarra o una intro, para eso está mi proyecto como cantautor, con este proyecto quiero que sea culinariamente hablando «dos cucharadas y a la papa». Mi idea es llegar a un público familiar, quien sabe que pueda hacer recetas para que los papás regaloneen a sus hijos con algo rico. Toda persona interesada en aprender a cocinar es bienvenida en mi canal.

–¿Es una producción totalmente tuya o tienes personas que te apoyan?

–Todo se hace desde mi casa, al menos esta primera etapa, me colabora mi esposa con el celular grabando mientras canto y en la parte musical cuando tengo la canción lista,  a cargo de instrumentalización y arreglos me colabora Alan Aedo, guitarrista y productor musical, trabajamos las canciones por ahora con instrumentos virtuales y yo grabo la voz en mi casa también.

También tengo un ají que yo mismo preparo, tengo varios clientes que gustan de él, se los recomiendo, es una pasta de ají cacho de cabra ahumado, aromático, picante muy sabroso. Espero también este año sacar mi cerveza para celebrar mis 18 años de carrera. Buen provecho!

Déjanos tus comentarios: