El Juzgado de Garantía de Temuco decretó prisión preventiva para Miguel Martínez Astudillo, imputado como presunto autor de abuso sexual infantil y amenazas reiteradas, ilícitos perpetrados en 2017 y 2018, en la comuna de Vilcún, región de La Araucanía.

El fiscal precisó que Martínez Astudillo contactó en diciembre de 2017 a través de Facebook a la víctima, una menor de 12 años, de la Región Metropolitana, identificándose como “Ángel Astudillo” de Temuco, solicitud que la niña aceptó.

El tres de febrero de 2018, el imputado volvió a tomar contacto con la menor, solicitándole que lo agregara a sus contactos de WhatsApp. Una vez aceptado, el imputado le envió a la víctima imágenes y una fotografía de carácter sexual, lo que alertó a la menor quien se negó a seguir contactada con el sujeto. Ante esto el imputado la amenazó de muerte y también a su grupo familiar.

La víctima le dio el número de teléfono del imputado a otro menor de edad, quien lo llamó para pedirle que dejara de molestar a su niña, recibiendo de respuesta también amenazas de muerte vía telefónica y audios.

En tanto, en enero de 2018, el imputado repitió la estrategia, enviando una solicitud de amistad por medio de WhatsApp a otra menor de edad, quien al aceptar la solicitud le dijo al imputado que tenía 10 años de edad. Posteriormente, el imputado tomó contacto con la menor adulándola con que era linda, por lo que la víctima entregó el teléfono a un primo con quien estaba, de 11 años de edad, quien le pidió al imputado que deje de molestar. Como respuesta, el imputado le envió una fotografía de carácter sexual. En ambos casos, el imputado utilizaba una foto de perfil de un menor de edad.

En ambos casos el sujeto utilizaba como foto de perfil una imagen de un menor de edad.

Al respecto, el prefecto de la PDI, Mauricio Soto Cornejo, jefe de la Prefectura Metropolitana Sur, dijo que se logró establecer que el sujeto “es un agresor sexual de tipo pederasta”.

El juez de Garantía, Luis Olivares, decretó la cautelar de prisión preventiva precisando “que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad y de la víctima2.

Al momento de la detención del sujeto, en su domicilio, ubicado en la localidad de Cajón, comuna de Vilcún, lo policía incautó 14 teléfonos móviles operativos, aparatos que están siendo sometidos a peritajes.

El Juzgado de Garantía de Temuco le fijó al Ministerio Público un plazo de cuatro meses para realizar la investigación.

Déjanos tus comentarios: