El 21 de abril la seremi de Salud subrogante en La Araucanía, Gloria Rodríguez, informó sobre un brote de infección intrahospitalaria en el Servicio de Cirugía del Hospital de Victoria y afirmó que “queremos indicarle a la comunidad que la situación del Hospital de Victoria está controlada”.

Pero la situación estaba lejos de estar bajo control. Hoy el centro asistencial vive momentos críticos: tiene a un matrimonio de paramédicos internado por Covid-19. Se trata de Marisol Cuevas Robles (de 56 años), funcionaria de la Unidad de Cirugía del centro asistencial y de su esposo, Adolfo Mariñanco (de 61 años), quien trabaja en pabellón.

Ella permanece conectada a un ventilador mecánico en el Hospital de Los Ángeles, en la región del Biobío en estado grave y él está internado en la Unidad de Tratamientos Intermedios del Hospital de Nueva Imperial, en la zona costera de La Araucanía.

Según el último reporte entregado por las autoridades, la comuna de Victoria –que está con cuarentena total obligatoria decretada por el Gobierno– registra 75 contagiados por Covid-19 y a lo menos tres víctimas fatales.

En algunos de los decesos, familiares reclaman que los pacientes ingresaron por otras patologías al centro asistencial y fueron entregados en una bolsa sellada luego de contagiarse con Coronavirus.

Pero eso no es todo. En una entrevista dada a Libertaddigital, el director del centro asistencial, el administrador público, Carlos Zapata Sánchez, confirmó que ayer renunció la subdirectora del hospital, pero sostuvo que se debía a una situación personal y que nada tuvo que ver con el brote de Coronavirus que afecta a funcionarios y pacientes.

Zapata precisó que hoy tienen 38 funcionarios del hospital que han dado positivo a Covid-19, que se encuentran en cuarentena obligatoria y 70 que permanecen en cuarentena preventiva, llegando a los 108 trabajadores que están fuera del servicio, pero dijo que hoy podrían comenzar a retornar algunos.

LA RENUNCIA

–¿A qué se debe la renuncia de la subdirectora del Hospital de Victoria?

–La doctora Carolina Oyarce, por un  situación de carácter personal me ha solicitado dejar el cargo en el cual subrogaba.

–¿Esto tiene que ver con la cantidad de funcionarios contagiados?

–No, no tiene que ver con eso, es una decisión de carácter personal, así me lo manifestó. No puedo entregar mayores antecedentes porque es una cuestión personal, pero sí acepté su renuncia el día de hoy.

–¿Cuántos son los trabajadores contagiados en el hospital, se dice que superan los 30?

–Sí, nosotros tenemos 38 funcionarios con Covid-19 positivo, que están confirmados al día de hoy.

–¿Cuántas personas en cuarentena preventiva?

–Son sobre 70 funcionarios que están en cuarentena preventiva.

–¿Y de qué forma se están supliendo estos cupos para atención?

–De dos formas, en una primera instancia nosotros contratamos funcionarios producto de esta pandemia, que fue lo que se nos autorizó por el Servicio para paliar esta situación. Ahora muchos funcionarios se fueron por los factores de riesgo que tenían, y por otro lado, como ellos están con un sistema de turno de 24 por tres días, estamos recurriendo a hacer un turno adicional utilizando el tercer día libre para poder funcionar mientras encontramos personal para contratar.

–¿Cuánto es el promedio de jornada laboral de los funcionarios?

–Las personas que hacen turno, ellos optaron por un sistema que es de 24 horas por tres días libres. Esta es una modalidad de turno que ha sido utilizada a nivel nacional, que permite resguardar al máximo a nuestros funcionarios para que estén en sus hogares. El personal diurno tiene su turno normal, de ocho a cinco de la tarde.

–¿Se ha podido establecer cómo se produce el brote de Covid-19 en el hospital?

–Está todo en investigación por parte de Epidemiología del hospital y de la Seremi de Salud, ya pronto creemos que podemos tener una respuesta y determinar de esta manera la trazabilidad de este brote que se metió en el establecimiento.

Carlos Zapata Sánchez, director del Hospital de Victoria.

–¿Cómo está el matrimonio de paramédicos internado por Covid-19?

–El funcionario que está en Nueva Imperial, hoy está mucho mejor, hoy lo iban a pasar a la Unidad de Tratamientos Intensivos para dejar la UCI y está con bajo requerimiento de oxígeno, esa es una buena noticia. Su señora, ella está en la UCI del Hospital de Los Ángeles, está conectada a ventilador mecánico, le han ido sacando la sedación, pero sigue grave.

–¿De los 38 funcionarios con Covid-19, cuántos están hospitalizados?

–Aparte del matrimonio de paramédicos, sólo una trabajadora más, que está en Medicina de este hospital, pero sin ventilación mecánica.

–¿Hay quejas que no estaban los elementos de protección adecuados para el personal?

–Eso es mentira, los elementos de protección personal siempre han estado. Acá nosotros en el hospital y la dirección del servicio se ha preocupado. Hemos hecho inversiones millonarias en tratar de tener los elementos de protección personal que el protocolo ministerial indica, lo que pasa es que hay un grupo de funcionarios que insiste en usar el buzo como elemento de protección. La Sociedad de Infectología, el mismo ministerio, y la Unidad de Infección Intrahospitalaria en Salud, han señalado que el buzo no es recomendable porque al sacarlo produce una vaporización, una especie de esparcimiento del virus y puede generarse un contagio mayor. Nosotros tenemos los otros elementos que dan la protección y nunca han faltado. Y algunos funcionarios han hecho alarde del uso de este buzo como uso de protección personal, por eso dicen que les han faltado, porque nosotros no los hemos entregado. En un principio los compramos, no lo voy a negar, los compramos como hospital (mil unidades), pero no los entregamos porque cuando llegó el protocolo no estaba indicado este elemento de protección personal. Los buzos no se están utilizando en el establecimiento, están guardados en bodega y quien lo está utilizando está contraviniendo al ministerio.

–¿Cómo están enfrentando los funcionarios el brote de Covid-19?

–Con hidalguía, con bastante fuerza han seguido adelante, obviamente están los temores correspondientes como todos los funcionarios que están trabajando en Salud, pero nosotros como dirección tenemos que darle todo el empeño y entregarle los implementos de protección necesarios para que ellos puedan trabajar con mayor seguridad, estamos empeñados en eso. Los funcionarios han respondido de muy buena forma, muy comprometidos ante la situación que estamos viviendo.  

Déjanos tus comentarios: