Pesar provocó en la comunidad de Gorbea el fallecimiento de Lorena Andrea Durán Herrera (de 42 años), quien hace más de un mes permanecía internada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco tras dar positivo a Covid-19.

El fallecimiento de esta funcionaria del Departamento de Salud de Gorbea, casada, dos hijas de 13 y 22 años, que se desempeñaba como administrativa en el consultorio de la localidad de Lastarria, fue confirmado a Libertaddigital.cl a las 03.30 horas de hoy por su cuñada.

El caso de Lorena Durán Herrera fue conocido porque la joven madre no tenía enfermedades preexistentes, estaba completamente sana y no fumaba, según relataron familiares. Hasta el momento sus cercanos desconocen la forma en que contrajo el virus.

Ayer en la tarde el equipo médico le permitió a las hijas y familiares poder despedirse de Lorena. Poco a poco pudieron ingresar hasta la sala del segundo piso donde se encontraba internada para darle el último adiós.

La situación más dramática de esta historia la vive el esposo de Lorena, quien no pudo abandonar su casa en Lastarria para despedirse de ella, porque permanece en cuarentena total obligatoria en su vivienda luego que el 22 de abril dio positivo a Covid-19.

La familia de Lorena manifestó su molestia en redes sociales porque el jefe de hogar debió hacerse un examen particular para enterarse que estaba contagiado, porque cuando se lo pidieron a las autoridades de Salud–según afirman– les dijeron que no era necesario porque no presentaban síntomas.

Si bien hace una semanas la funcionaria de Salud había experimentado una mejoría, en los últimos días empeoró y sus órganos estaban tan dañados que los médicos llamaron a su familiares para decirle que había entrado en una etapa crítica.

UNA CARTA

Lorena Durán Herrera, internada en el Hospital Regional con Covid-19.

Anoche la hija mayor de Lorena, Darlyng Contreras se despidió de su madre con una emotiva carta publicada en redes sociales:

Te fuiste de mi lado, en silencio fue tu partida. Mi corazón se ha desangrado por tan súbita despedida.

Tu espíritu luchador a la vida se aferraba. Más Dios desesperado a su lado te llamaba.

En Ángel te has convertido, velando por nosotros estás, aguardando que se cumpla la cita de reunirnos en la eternidad.

Quisiera ahora poderte abrazar. Te busco, te llamo. No te encuentro.
Dime…¿Cómo me he de consolar?

Sé que desde el cielo habitas, al lado de Dios has de estar. Esperaré paciente el día en que nos volvamos a encontrar. Entonces será para siempre, nada ni nadie nos podrá separar.

Me esforzaré por ganar el cielo para no perderte nunca más.
Mientras tanto, guía mis pasos, ilumíname y enséñame el camino.

Que tu presencia me rodee siempre hasta que se cumpla mi destino.

TE AMO MI REINA, DIOS TE RECIBIRÁ POR QUE FUISTE UN SER HERMOSO LLENO DE LUZ, TE LLEVAS CONTIGO MI CORAZÓN, BUEN VIAJE MAMITA DE MIS OJOS.

Déjanos tus comentarios: