En forma exclusiva verdaddigital.cl conversó con Martín Pradenas Dürr (de 28 años), investigado por el Ministerio Público como presunto autor de un ataque sexual que sufrió Antonia Barra Parra (de 20 años) en una cabaña en Pucón, el 18 de septiembre de este año.

La estudiante de Ingeniería Comercial de la Universidad Mayor se quitó la vida en su domicilio en Temuco y ese día sus padres conocieron un audio donde la joven le cuenta a su pololo sobre lo ocurrido en la zona lacustre.

El principal inculpado en este caso decidió conversar con este medio para contar su verdad, su versión de los hechos que hoy son parte de una querella que la familia de Antonia Barra presentó en su contra por el delito de violación.

https://verdaddigital.cl

–¿Cómo le ha cambiado la vida tras esta acusación que pesa en su contra?

–Mucho porque he perdido varias cosas, como mi trabajo, la posibilidad de caminar por la calle, de vincularme con mis amistades. Hay mucha gente que ha creído todo lo que se dice y en muchos lugares me han hecho la cruz. Entonces me ha afectado harto.

–¿Ha habido funas hacia su familia?

–Me ha cambiado mucho la vida, ha habido funas en el negocio de mi hermano, de mi padre, me he visto perjudicado en todos los sentidos, en mi imagen personal, como trabajador, en mi imagen como hijo, como papá.

–¿Usted conocía?

–Sí, yo la conocía.

–¿Cómo la conoció?

–Por una coincidencia de círculos de amistad simplemente, pero yo no tenía una relación más cercana con ella, no éramos amigos, simplemente unos conocidos.

–¿Mantenía comunicación con ella por redes sociales?

–Sí, una que otra reacción por Instagram, por redes sociales, pero no eran conversaciones ni una relación que pudiera destacar.

–¿Qué recuerda de ese 18 de septiembre?

–Con un grupo de amigos nos fuimos a Pucón. Cada uno se fue con su grupo por sus medios. Y nos encontramos allá.

–¿Qué pasó ese 18 de septiembre, cuál es su versión de los hechos?

–Mi versión es simplemente que nosotros nos encontramos en una discoteca, tuvimos buena onda, conversamos y nos fuimos a seguir carreteando. Para mí esa fue y es la realidad de los hechos. Nosotros nos fuimos juntos a seguir carreteando, después esto se tergiversó y se cambió todo.

–¿Usted la invita a la cabaña?

–Coincidimos en ir a la cabaña, no es que yo la haya forzado a ir, coincidimos en ir juntos a seguir carreteando. Su amiga ya se había ido, la habían dejado a ella en la disco y nos fuimos. En la disco nos encontramos, conversamos, nos reímos,  y después nos fuimos juntos. En ningún momento la impulsé o la forcé a hacer algo.

–¿Pero se ha dicho que usted llevó a Antonia por la fuerza a la cabaña?

–En absoluto, en absoluto, de hecho las pruebas lo demuestran. Nosotros nos vemos caminando juntos, estábamos con tragos después de una disco, pero en ningún momento yo la forcé o la impulsé a hacer algo, siempre fue por sus medios y consciente de lo que estaba haciendo. Nos fuimos para seguir carreteando, para seguir en la fiesta.

–Usted ha dicho que lo que ocurrió fue una relación consentida ¿Mantiene esos dichos?

–Completamente, tanto dentro de la discoteca, tanto en el camino, como en la cabaña. Cuando llegamos a la cabaña, en ningún momento ella dejó de tener conciencia  o dejar de estar al tanto de lo que estábamos haciendo o de dónde estábamos.

–¿Qué pasa después de ese día?

–Después de eso tenemos una conversación (con Antonia), porque me pareció extraño que ella se haya ido sin despedirse. Tuvimos una conversación vía mensaje, yo ahí le aclaro que llegamos juntos a la cabaña, compartimos, nos reímos, hubo una aclaración de todos los puntos.

–La familia de Antonia presentó en su contra una querella por violación ¿Se considera un violador?

–Por ningún motivo, por ningún motivo, soy completamente inocente. No soy un violador.

–A raíz del caso de Antonia, han aparecido otras denuncias en su contra ¿Qué explicación tiene para eso?

–Creo que otras personas trataron de darle validez al caso. Hoy es así la fiesta, hay relaciones entre los jóvenes y yo creo que este fue un tema que se confabuló  para poder legitimar el caso de Antonia, no soy como se ha dicho, un peligro ni un depredador sexual, que son las palabras que ha usado quienes me acusan.

–¿Qué ha pasado con su grupo familiar tras esta acusación?

–Ha sido complicado porque han tocado lo más preciado, lo más íntimo, que es mi familia, la familia de mi hija, a mi hermano y nuestros trabajos, que son cosas que nos han costado mucho esfuerzo. Estoy confiado.

–¿En la querella también se le acusa de amenazar a Antonia Barra?

–Nunca la amenacé y no tenía con qué amenazarla. Se han dicho muchas cosas, se hablan de fotos que no existen, que supuestamente la amenacé con plata, que no tengo. Esa llamada fue solamente para conversar porque escuché que estaban rumoreando y mencionando mi nombre. Yo como cualquier persona trato de resolver los problemas por los medios común y corriente, que era llamar a la otra persona para conversar, para aclarar el asunto, pero en ningún momento la amenacé.

–Se habló en algún momento que usted es parte de una manada que van a la discos a buscar chicas ¿Qué le parece esta acusación?

–Lo encuentro terrible y ridícula la verdad, porque no tiene ninguna base ni ningún fundamento. Que un grupo de amigos se vaya a Pucón a pasar un 18 de septiembre, no da para que se nos sindique como una manada o un grupo de degenerados. Al contrario, un grupo de amigos que fuimos a pasarlo bien, durante la estadía no hubo ningún problema, todo se suscitó después cuando se tergiversaron las cosas.

–¿Usted la retuvo en la cabaña?

–No, en ningún momento. Ella jamás fue retenida, de hecho yo seguí en la fiesta y ella cuando quiso irse, se fue. En ningún momento la encerré ni nada por el estilo.

«Hay harta gente que me está apoyando, porque justamente pasa eso, hay quienes me conocen. Una cosa es que uno sea un cabro joven que sale a carretear, que salga de noche, etc, pero otra cosa es de lo que se me está acusando, que soy una persona mala, que soy un depredador sexual».

–¿Cuántas personas había en esa cabaña?

–Calculo unas nueve o diez personas. La mayoría conocidos y amigos.

–¿Qué ha sido lo más difícil de enfrentar en este proceso?

–Lo más difícil de enfrentar ha sido el tema de mi familia, de mi hija, creo que eso es lo que me tiene más afectado porque ella va a ir creciendo en algún momento y va a tener que escuchar todas este abanico de cosas que se están diciendo de mí. Aquí hay una familia de por medio, está mi hija, mi hermana, mis papás, mis primos, mis conocidos. A todos se les está pintando la idea de que yo soy una bestia, un violador y al parecer que todos ellos también. Se ha dicho en los programa de televisión que yo soy un violador, así a ciencia cierta, pero hay un proceso judicial, yo soy inocente hasta que un tribunal dicte una sentencia.

–¿Qué siente por los trágicos hechos en que se ha visto involucrado?

–No sé si me quiero referir tanto a la familia que me acusa, pero les diría que lamento su pérdida, de la cual yo no me hago cargo. Yo no me siento responsable por la pérdida de su hija, que entiendo, quizás, algunas actitudes en el sentido de querer justicia, pero creo que lo que no voy a  compartir nunca, es el tema de las mentiras, del hostigamiento a mi familia. Aquí se ha insultado a mi mamá, a mi papá en su trabajo, funar el negocio de mi hermano. Que la familia se enfoque en lo que tiene que hacer y que la Justicia haga lo suyo. Yo no he tomado la justicia por mis manos, no he hecho comunicados insultando a su familia ni lo haré, no me corresponde tocar su intimidad y dolor.

–¿Ha pensado en salir del país o de la región?

Si sé que soy una persona inocente, sé que no hice nada malo, no tengo por qué arrancarme o estar pensando en alejarme de aquí. Lo primero para mí es que se sepa la verdad, que se determine que no soy culpable, que esto fue una relación consentida.

–¿Usted declaró ante el fiscal?

–Me llamaron de la Fiscalía para declarar y declaré, desde un comienzo he estado a disposición del Ministerio Público para cualquier diligencia que se requiera.

–¿Qué tipo de amenazas ha recibido?

–De todas las que se pueda imaginar. De muerte, vía teléfono, WhatsApp, por Instagram, tuve que cambiar mi teléfono, cerrar mi Facebook. Han ido a mi casa a gritar cosas en la calle, como a ¡Quién hay que matar!

–¿Qué medidas ha tomado?

–Creo que la mejor medida es no responder en las redes sociales. No responder violencia con más violencia, no incitar al odio y tratar de estar lo más tranquilo posible, tratar de estar con mi círculo cercano y no exponerme. Esto genera muchas pasiones en muchas personas que no saben la realidad de las cosas.

–¿En qué estado llega ella la cabaña?

–Nosotros llegamos caminando, habíamos tomado, pero en ningún momento estuvo inconsciente, caminamos un trayecto largo y en la cabaña estuvo todo normal. 

«Sí, se me condenó antes de llegar a un juicio, en todos lados se me ha culpado de algo que no hice. Ni el fiscal se ha pronunciado, ni siquiera he sido formalizado».

–¿Está con apoyo psicológico?

–Sí, la verdad es que estoy con un psicólogo, he estado en dos sesiones, principalmente porque es muy fuerte el golpe mediático de todo esto y espero que no me deje secuelas, porque se me está atacando por todos lados.

–¿Se ha puesto en el escenario de ir a la cárcel?

–La verdad es que no, confío en el proceso legal y como le digo me considero inocente. Y no creo que tendría por qué ponerme en esas circunstancias.

–¿Qué le parece el tratamiento que la televisión le ha dado a su caso?

–Creo que ha sido descuidado e irresponsable. Se ha vinculado a muchas personas, se ha hablado de mí y mi familia, mostrado fotos, creo que es una irresponsabilidad por parte de los medios porque uno es inocente hasta que se compruebe lo contrario. A mí se me apuntó con el dedo, se ha hecho un juicio mediático antes que en el ámbito legal.

–¿Se siente condenado públicamente?

–Sí, se me condenó antes de llegar a un juicio, en todos lados se me ha culpado de algo que no hice. Ni el fiscal se ha pronunciado, ni siquiera he sido formalizado y aunque lo fuera, he visto las pruebas porque el fiscal me contó de qué se me acusa y mi abogado sabe lo que hace.

–El recurso de protección presentado en la Corte también es para proteger a su hija ¿Cómo asume como padre que se ataque a su hija?

–Creo que es lo que más me afecta porque independiente de todo el caso, una niña de seis años no tiene responsabilidad ni culpabilidad por nada. Y leer las cosas que se han escrito en alusión a ella o a mi familia, habla de una falta de humanidad de muchas personas, porque buscar culpabilidad en una niña, subir sus fotos comentarios que viene al caso nombrar, creo que es terrible. Es lo más bajo.

Déjanos tus comentarios: