Es probable que Luis Jiménez (26 años), estudiante de trabajo social y Sebastián Zambrano Salazar (de 19 años), estudiante de enfermería, no se conozcan. Pero ambos tienen en común ser parte de la gruesa lista de jóvenes que han resultado con sus ojos mutilados en las jornadas de protestas sociales que se viven en el país desde el 18 de octubre.

Ellos perdieron la visión en uno de sus ojos tras participar en manifestaciones luego del estallido social, marcando para siempre sus vidas a sangre y fuego. Y estas son sus historias.

REGRESABA A CASA”

Mi nombre es Luis Jiménez. El 19 de octubre participé de una protesta pacífica en el sector de Caupolicán entre Claro Solar y Antonio Varas. Yo  nunca estuve encapuchado ni tapado ni nada, nunca tiré piedras ni usé armas. Alrededor de las 22.30 horas tomé la decisión de regresar a mi casa. Cuando voy camino a mi casa, miro hacia el frente y veo tres grupos de Carabineros disparando. Miro y un perdigón impacta en mi ojo. Salgo corriendo con los chicos, de hecho no conocía a ninguno. Ahí les digo que me dispararon en el ojo. Yo escuché dos balazos, uno que fueron lacrimógenas que pasaron al lado mío, más de treinta centímetros no fueron y el otro fue justo el impacto en el ojo. Carabineros estaba a unos 60 metros.

Cuando me llega el impacto en el ojo, salgo corriendo donde los chicos. Ahí me dicen: weón te dispararon en el ojo, hay que ir al hospital. Me pasan un paño blanco para hacer presión en el ojo para que pare de sangrar y nos vamos todos al Hospital Regional por calle Freire. Cuando llegamos a Freire aparecen nuevamente los pacos, los chicos me dicen corre weón porque nos vienen siguiendo los pacos. Yo les dije que no iba a correr con mi ojo dañado, váyanse ustedes nomás. Los chicos salen corriendo y es cuando llega Carabineros. Me agarran, con un fierro me pegan en una de las rodillas, otro mientras tanto me ahorca. Luego de eso me arrastran unos 60 metros, luego aparecen dos que me toman y me suben al carro policial. Ahí me toman unas fotografías y me llevan al Consultorio Miraflores.

Los chicos salen corriendo y es cuando llega Carabineros. Me agarran, con un fierro me pegan en una de las rodillas, otro mientras tanto me ahorca. Luego de eso me arrastran unos 60 metros, luego aparecen dos que me toman y me suben al carro policial. Ahí me toman unas fotografías y me llevan al Consultorio Miraflores.

En el Miraflores no pude constatar ninguna lesión, me derivan al Hospital Regional de Temuco, ahí me dicen que es una lesión grave y que lo más probable es que me envíen a Valdivia, porque el oftalmólogo que había, por un problema económico lo tuvieron que despedir. Ahí me sacaron radiografías y me hicieron un escáner, cuando llegué Carabineros me dice que estoy detenido por desórdenes públicos y me pusieron las esposas. Ahí es cuando me dejan toda la noche sentado en una silla en el hospital con el ojo sangrando todavía.

Luis Jiménez.

Luego me envían a Valdivia y los médicos me dicen que el impacto fue grave gravísimo y que perdí la vista en el ojo derecho. Pucha es fuerte, es tu ojo, pero esto no quiere decir que uno deje de luchar y salir adelante. En Valdivia estuve dos semanas, el lunes me dieron el alta. Allí me hicieron dos cirugías, una fue de reconstrucción y la otra era para hacer un raspaje, dependiendo de la gravedad de la lesión. Cuando me preparaba para la segunda cirugía yo les decía que me molestaba algo dentro del ojo. Me hicieron un escáner y claro, tenía el balín de goma adentro todavía. Me pasan a pabellón y me intervienen.

Te voy hacer súper sincero. El otro día tuve que salir de Temuco, Carabineros me siguió cuatro cuadras y cuando pasé por el lado me dispararon lacrimógenas, me siguieron en el furgón policial. Yo ese día había ido al supermercado a comprar, no andaba en una manifestación, desde Aldunate con Montt, hasta Caupolicán. Estoy siendo perseguido por la policía y tuve que salir de Temuco.

Hay un uso indebido de las armas lo tenemos más que claro. No podemos decir que estamos en guerra si Carabineros tiene armamento y nosotros no tenemos. Abuso de poder hay, no sólo conmigo, somos muchos a nivel nacional.

Esto va a seguir, tiene para largo. Yo voy a seguir marchando y voy a seguir contando mi historia y voy a seguir hablándole a la gente sobre la situación que se vive. Creo que el quedarme en la casa a llorar y a sufrir por algo, no vale la pena, tenemos que seguir luchando unidos.  

EN RENAICO

Mi nombre es Sebastián Zambrano Salazar, tengo 19 años, soy de Renaico. Yo sufrí un trauma ocular en mi ojo derecho, estoy con pérdida de visión, me derivaron a la Unidad de Trauma Ocular en la comuna de Providencia en Santiago.

Esto ocurrió el pasado 19 de octubre acá en Renaico, en la Ruta 180, que une la comuna con Angol, en el frontis de la Tenencia de Carabineros. Eran cerca de las 22.40 horas, era una manifestación totalmente pacífica, donde había unas 200 personas. Andaban adultos mayores, niños, familias completas manifestándose, hasta que llegó Fuerzas Especiales de Carabineros. Desde el zorrillo lanzaron gas lacrimógeno, cuando llegó Fuerzas Especiales yo corrí hasta un parque que colinda con la línea férrea. Ahí giré y me golpeó el casquillo de una bomba de gas lacrimógeno en el ojo derecho. En ese momento no veía y pensé que era producto del gas. Corrí hasta un lugar seguro, en unos techos. Tomé mi celular y revisé si tenía pupilas reactiva y no. Pedí ayuda a unos chicos y me llevaron al Cesfam.

no queremos más traumas oculares, no queremos mas violaciones a los DD.HH. Ya basta, el pueblo ya despertó para exigir todo eso que por años nos han estado robando, por eso ¡¡Renuncia Piñera!!

Yo no soy la única víctima, somos muchos en el país. Lo que me da tristeza y lata, es que yo soy un joven de 19 años, tengo todo un futuro por delante y por andar manifestándome, por andar buscando soluciones para toda la comunidad, me tocó la parte más fea, que es perder la vista. Es súper complejo porque me imposibilita poder leer, cosa que siempre hago, me imposibilita salir a la calle normalmente, ahora debo salir con gafas, muchos medicamentos, el dolor es horrible, tengo jaquecas, es muy complicado para mí y mi familia.

Sebastián Zambrano.

Para mi familia esto ha sido bastante complejo, aún estamos trabajando para asimilarlo porque es bastante complejo, yo estoy con angustia por haber perdido la vista.

Espero que el Gobierno deje de estarnos oprimiendo a nosotros los que nos manifestamos, queremos buscar Soluciones a todo esto que nos acompleja a nivel país. No queremos más heridos por perdigones, no queremos más traumas oculares, no queremos mas violaciones a los DD.HH. Ya basta, el pueblo ya despertó para exigir todo eso que por años nos han estado robando, por eso ¡¡Renuncia Piñera!!

QUERELLAS

Un total de 44 querellas ha presentado el INDH en La Araucanía contra uniformados por abusos contra civiles en las jornadas de protesta sociales que se han vivido en la región.

Ambos casos son investigados por el Ministerio Público de La Araucanía, sin que hasta la fecha haya personas detenidas como responsables de estos hechos.

Déjanos tus comentarios: