El Tribunal Oral en lo Penal de Temuco absolvió a Guisela Cristal Ponce Santalices, a quien el Ministerio Público le imputó el delito de tráfico de drogas en pequeñas cantidades, por estimar que la marihuana que portaba en su equipaje era para uso medicinal.

El fiscal Juan Pablo Salas relató en la acusación que el 12 de enero de 2018,  alrededor de las 06:00 de la mañana, personal de la Brigada Antinarcóticos de Policía de Investigaciones de Temuco, realizó un control carretero a los buses interurbanos, en el ingreso al peaje del acceso norte de la ciudad.

En esa ocasión se revisó una máquina de la empresa Tepual, con el can detector de drogas de nombre “Perla”, el cual sorprendió a la pasajera transportando 49 gramos de marihuana, solicitando la pena de 3 años de presidio para la acusada.

La mujer, quien es comerciante, declaró en el juicio que consume marihuana en distintas preparaciones porque tuvo un accidente cerebrovascular, agregando que le dieron Tramadol, pero éste le provocaba mareos, cefaleas y no le hacía efecto.

Ante el tribunal la comerciante dijo que “el tratamiento por marihuana no era por prescripción médica, pues antes no había apoyo, hoy si lo hay desde muchas fundaciones. Ahora se ha estado informando a través de la Fundación DAYA y de un neurólogo que la está autorizando”.

En el veredicto los jueces estimaron que “la adicción de la acusada tiene estricta relación con una aplicación paliativa a padecimientos médicos vinculados a un accidente cerebro vascular, lo que consigue con los diversos usos que le da a la sustancia en comento”.

El fallo agrega que “el potencial adictivo de la marihuana, en el caso de la imputada, está relacionado con su problema de salud; y la cantidad de droga incautada (48 gramos) resulta, en tales condiciones, propicia para ser usada o consumida en un tiempo próximo de uno a dos meses”.

El veredicto fue entregado por los jueces Rocío Pinilla, José Ignacio Rau y Mauricio Poblete.

Déjanos tus comentarios: