La Corte de Apelaciones de Temuco rechazó este lunes el recurso de apelación presentado por la defensa del coronel de Carabineros en retiro Marco Aurelio Treuer Heysen, imputado por el Ministerio Público como autor del delito de homicidio simple del adolescente Edmundo Álex Lemún Saavedra (de 17 años), ilícito perpetrado en el fundo Santa Alicia, comuna de Angol, en noviembre de 2002.

En fallo unánime, la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Julio César Grandón Castro, Alejandro Vera Quilodrán y Cecilia Aravena López– confirmó la resolución recurrida, dictada por el Juzgado de Garantía de Angol el 2 de agosto recién pasado, que mantuvo la medida cautelar.

“Atendido el mérito de los antecedentes, lo expuesto por los intervinientes en audiencia, estimando esta Corte que no se han expuesto nuevos antecedentes que permitan inferir la variación de las circunstancias tenidas a la vista al momento de imponer la prisión preventiva…”,sostiene el fallo.

LOS HECHOS

Según el ente persecutor, en horas de la tarde del 7 de noviembre de 2002, un grupo de aproximadamente 40 miembros de la comunidad mapuche Montutui Mapu, entre los que se encontraban niños y mujeres, ocupó parte del fundo Santa Alicia, ubicado en la comuna de Angol, con el objetivo de llamar la atención de las autoridades, para que les restituyeran lo que consideran territorios ancestrales. En la manifestación participó Edmundo Álex Lemún Saavedra, joven estudiante mapuche de 17 años de edad, proveniente de la comunidad Requén Lemún Bajo.

En dicho contexto –precisan los antecedentes de la Fiscalía– acudieron hasta el lugar tres funcionarios de Carabineros, de dotación de la Primera Comisaría de Angol, dirigidos por el imputado, mayor en  servicio activo a esa época, Marco Aurelio Treuer Heysen. Tras constatar la presencia de los comuneros desarmados en el predio que contaba con una medida de protección, el imputado a cargo del operativo ordenó el uso bombas lacrimógenas y balines de goma, a fin de expulsar a los ocupantes.

La Fiscalía agrega que encontrándose Treuer Heysen en una posición elevada y con plena visión de lo que ocurría, cambió la munición del arma que utilizaba, una escopeta marca Winchester, modelo 1.200, calibre 12 milímetros, introduciendo munición letal, marca Western Super X, la cual contiene 5 postones de plomo de 8,4 milímetros.

Pese de conocer la capacidad mortal de la munición –ha sostenido la Fiscalía– el imputado realizó varios disparos en contra de los manifestantes. En estas circunstancias, uno de los proyectiles disparados por el imputado impactó en la parte frontal derecha de la cabeza de la víctima Lemún Saavedra. Impacto que le causó al joven comunero un traumatismo encéfalo-craneano abierto, que le provocó la muerte el 12 de noviembre de 2002.

Déjanos tus comentarios: