El duro interrogatorio del defensor de Héctor Llaitul al fiscal Sergio Moya

"En lo que sí estoy de acuerdo, es que en mucho tiempo, la respuesta a la problemática que es real en esta región, es la respuesta penal", afirmó Moya.

0
1531

El fiscal de Rancagua, Sergio Moya, prestó declaración por más de cinco horas ante el Juzgado de Garantía de Temuco en calidad de imputado desformalizado en el montaje policial conocido como Operación Huracán, luego de una audiencia solicitada por su abogada, Andrea Reyes.

El persecutor penal precisó que pidió declarar en forma voluntaria y someterse al contrainterrogatorio de los intervinientes en la causa, luego que personal policial allanó su domicilio en Rancagua el ocho de mayo, en el marco de la Operación Huracán.

“Yo he declarado en esta investigación en dos oportunidades en calidad de testigo, luego que la defensa del capitán Osses, Mariza Navarrete, hiciera llegar un mail anónimo, que nunca fue anónimo, que pertenece a mi cuenta, a su pareja, Emiliano Arias, a quien yo denuncié, él se lo hace llegar al fiscal Campos, lo que genera el allanamiento a mi domicilio”, sostuvo.

Moya precisó que “comencé a observar que mi supuesta intervención en esta investigación (tráfico de armas y financiamiento del terrorismo del 2012) se confunde con una supuesta participación en la Operación Huracán, donde hubo suplantación de prueba, lo que no puedo aceptar y decido con mi abogada venir a prestar declaración.

El persecutor agregó que “no tengo ninguna relación con la Operación Huracán, salvo hacer mi trabajo en una investigación compleja con ribetes internacionales que me asigna el ex fiscal nacional, Sabas Chahuán”.

Libertaddigital.cl rescató el interrogatorio que realizó en la audiencia el abogado Rodrigo Román, quien representa al líder de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul.

EL MINISTRO

-¿En su momento también fue un subordinado suyo en la Fiscalía, cuando usted estaba a cargo, don Roberto Herrera?

-Sí.

 -¿Roberto Herrera es relator de la Corte de Apelaciones de Temuco, cierto?

-Sí, así me enteré.

-¿Usted sabe que Roberto Herrera tiene una relación rápida con el ministro Aner Padilla, cierto?

-Lo desconozco.

-¿Usted sabe que Marín (Patricio Marín Lazo) conoce perfectamente a Roberto Herrera?

-Sí porque trabajaba conmigo.

-¿Usted sabe entonces que Roberto Herrera, como relator de la Corte, era el vehículo más rápido entre la U.I.O.E (Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Carabineros) y el ministro Padilla?

-Eso no me consta.

– ¿No lo sospecha tampoco?

-No. Yo estoy para declarar de hechos, no dar opiniones.

-Usted dice que junto a otros fiscales cometieron errores con haber recibido los borradores de la liberación que después se haría a través del informe de Inteligencia.

-Eh…(silencio prolongado).

-Si lo piensa mejor colega podría ser una conducta constitutiva de delito, ¿Verdad?

-Eso lo calificará el tribunal.

-¿Pero usted como hombre de Derecho, me imagino que eso ya lo sabe, que no solamente es un error, sino que eventualmente un delito, no es cierto?

-Yo tengo otra opinión.

Usted habló en plural, y dijo que ésta era una práctica en el Ministerio Público y que en todas las Fiscalías se hacía.

-No recuerdo haber dicho que en todas las Fiscalías se hacía.

O por lo menos haciendo referencia a la Fiscalía de acá.

-Lo que yo dije es que al preguntarle a Marín cómo trabajaban ellos, dijo que con las otras Fiscalías era igual, borrador, revisión, firma del general Blu y se entregaba por manos en el lugar que correspondiese.

-Usted también sabe que esta trama llamada Huracán, se inicia con el famoso informe de Inteligencia 130, cierto.

-No sé el número, pero sé que hubo un informe de inteligencia.

-Si leyó los 88 tomos, debe saber dónde comenzó esta historia.

-Era lo que me importaba a mí.

-¿Usted sabe que el 130 fue la liberación de los supuestos mensajes de WhatsApp entre mi representado y otras personas?

-No, no, si no estoy desconociendo el informe, lo que le digo es que no sé si es el 130, pero sé que hay un informe que generó las detenciones.

-Usted sabe que este informe fue revisado por su colega Arroyo.

-No lo sé.

-Me imagino que ha leído la abundante información que hay en la prensa, como Ciper Chile, donde usted también aparece mencionado permanentemente en los artículos.

-Mire, si yo me guiara por la prensa, estaría quizás en Guantánamo, no sé.

-¿No tiene esa información?

-Me da lo mismo lo que dice la prensa.

Yo no le estoy preguntando su opinión sobre la prensa, le estoy preguntando algo distinto. Si usted tiene conocimiento, que dentro de la mensajería de Marín Lazo, de su WhatsApp, el mensajeó a su colega Luis Arroyo, en la previa a la confección del 130, para que éste trabajara en la redacción final y en las correcciones del informe.

-Tengo mucho respeto por Ciper, pero no voy a afirmar o negar eso en base a un artículo periodístico.

-Olvidémonos de Ciper entonces y la pregunta es precisa colega ¿Usted sabe si su colega Arroyo participó en la revisión y redacción del 130?

-No, no…

-¿Usted cuando habló de Bruno Villalobos, usted lo nombró como Bruno, ¿Usted tuteaba a Bruno Villalobos, esa era la relación de confianza que tenía con él?

-Yo me refiero a Bruno, pero cuando hablaba con él le decía usted.

-¿Él lo tuteaba a usted?

-El me tuteaba, pero yo le decía usted a él.

-¿Usted tuteaba a Marín?

-No, le decía mayor, el me decía don Sergio, nos conocemos hace 10 años, pero yo soy bastante cuidadoso de esos detalles.

CASTRO ANTIPAN

-Usted bien sabe que Marín estuvo involucrado en un caso que también fue un poco escandaloso en la Región, conocido como Castro Antipán y finalmente se descubrió que este chico había sido un infiltrado de la Inteligencia Policial, que quería involucrar a otros comuneros, pero lo curioso es que nadie más fue condenado, solo Castro Antipán.

-Sí. Eso lo sé.

-¿Marín tuvo un rol protagónico en aquello, cierto?

-(Silencio) Yo sé que Castro Antipán era informante de…

-Marín…

-No, de Carabineros. Los informantes tienen un oficial o suboficial de control, yo no sé quién era el oficial o suboficial de control de él, pero sí, conozco esa historia.

Un papel importante también tuvo Villalobos, quien no era general director, sino que tenía un papel destacado en esta Región.

– Y cuál sería esa función. Fue jefe de Inteligencia, no recuerdo la fecha.

-Colega, usted ha tenido permiso alguna vez en su vida para portar armas de fuego.

-No, nunca, porque a lo largo de mi historia familiar e historia profesional, he visto puras desgracias con las armas, yo no sé manejar armas. Vi una declaración de su cliente, donde dice que yo lo detuve armado, la verdad es que no es así.

-En algún procedimiento que le tocó encabezar como fiscal ¿Usted anduvo armado?

-¿Pero usted me está preguntando por la detención de Llaitul? Yo nunca he tenido permiso para portar o tener armas, de hecho no me gustan las armas, no sé utilizarlas, nunca he adquirido una, si hubiese tenido una en mi casa, los colegas que me allanaron, se la hubiesen llevado.

-Usted dijo que se había reunido en su casa con Blu y Marín, en otro momento con Villalobos y Marín.

-Con Blu y Marín, con Villalobos y Marín y solo con Villalobos, esas son las tres reuniones.

-Respecto a Villalobos, usted le refirió al tribunal que en algunos de sus almuerzos hablaron de motos. ¿Usted es motoquero?

-No, tuve una moto, pero ya no.

-¿El general Villalobos es motoquero?

-No sé, hablamos de moto, no sé si tenía moto.

-¿Si hablaron de motos, por supuesto que hablaron del caso Huracán Madre, cierto, en perspectiva de lo que venía, cierto?

-No, era tema acá. Todo fiscal piensa que sus causas son las más importantes, pero la verdad en otros lados no se habla de eso. Yo cuando me juntaba a almorzar con Bruno, le planteaba que me diera OS-9, en la sexta región hay una realidad delictual…Cada vez más la criminalidad del sur de Santiago, se está instalando en parcelas, se han encontrado 600 kilos, laboratorios, 30 a 40 autos, los medios con los que contamos en la sexta región son pocos, estamos siendo absolutamente superados.

-¿Por qué le mandó un mensaje al fiscal Arroyo?

-Por qué es parte de la historia laboral nuestra.

-La historia laboral a la que usted hace alusión, es la persecución a los integrantes del pueblo nación mapuche, que están en conflicto con el Estado de Chile hace unos 20 años.

-Yo no lo pensaría así, porque de mi experiencia en la IX Región, muchas personas que nosotros perseguimos penalmente, no eran del pueblo mapuche. Los principales testigos en las investigaciones donde nos fue bien, eran mapuches que querían vivir en paz. En lo que sí estoy de acuerdo, es que en mucho tiempo, la respuesta a la problemática que es real en esta región, es la respuesta penal. Por eso digo que había fiscales que estaban inmersos en esta temática y otros fiscales que vivían…

-En su relato espontáneo usted dijo que se comunicaba con Marín por WhatsApp y otros medios, no por teléfono por razones evidentes. ¿Qué es lo evidente, que hay escuchas telefónicas permanentes, ilegales?

-No, ilegales no.

-¿Qué es lo evidente, que un fiscal de la República no puede hablar por teléfono?

-Existiendo ahora la posibilidad de hablar por WhatsApp, que es gratis, hablábamos por WhatsApp.

-¿Por qué es evidente que no se puede hablar por teléfono?

-Mmm (silencio prolongado. Yo creo que es una práctica que va en desuso.

-¿Sabe que ha habido malas prácticas de sus colegas en la persecución penal, bajo la idea que todo vale, cierto?

-Dónde y cuándo.

-¿Usted sabe que Luis Arroyo tuvo participación en la confección del 130?

-Ya le dije que no. Y no lo sé.

Déjanos tus comentarios: