El 20 de mayo, Medelina Coliñanco (de 32 años), estaba con día libre tras cumplir con sus jornadas en el Hospital de Villarrica, donde hace unos cuatro años se desempeña como técnico en enfermería. De pronto su teléfono sonó y respondió. Al otro lado de la línea uno de sus colegas le avisaba que su hermana, Sandra Cecilia Coliñanco Obreque (de 36 años), había tenido un accidente.

Como pudo, Medelina llegó hasta el centro asistencial e ingresó a la sala donde estaba su hermana. Allí un grupo de paramédicos y médicos realizaban maniobras de reanimación para salvarle la vida, pero lo intentos resultaron infructuosos.

El violento atropello que sufrió la joven madre junto a su hija Monserrat en el centro de Villarrica, por el jeep que conducía el ex fiscal de Cautín, abogado, Alfonso Podlech Michaud (de 86 años), le provocaron lesiones que causaron su muerte.

La víctima era psicopedagoga, la mayor de cinco hermanos que crecieron en el sector rural de Challupén Bajo, madre de dos hijos (Matías de 16 años y Monserrat de 3). Su marido había muerto hace tres años producto de un cáncer fulminante.

Al momento de su fallecimiento, Sandra trabajaba en el colegio Juan Pablo ll de Nalcahue, ubicado entre Villarrica y Licán Ray, los sábados daba clases en el IP Los Lagos en Temuco, además se desempeñaba en un programa de alfabetización rural de una fundación.

En esta entrevista con Libertaddigital.cl, Medelina, quien tomó la vocería tras el accidente de su hermana, habla del golpe que significó para la familia el deceso de Sandra, el papel de la justicia y de cómo recibieron la decisión del Juzgado de Garantía de Villarrica, que le levantó el arresto domiciliario a Alfonso Podlech.

UNA TRAGEDIA

—¿Qué le parece la decisión del tribunal de levantarle la medida cautelar de arresto domiciliario total a Podlech?

—Es doloroso para la familia ver que él continúa con su vida normal mientras nosotros tenemos que visitar a mi hermana en el cementerio. Por lo menos no tiene su licencia de conducir, así no le quitará  la vida a otra persona.

—¿Cómo afectó a su familia el atropellamiento de su hermana?

—Mi madre muy afectada, al igual que sobrinos y hermanos. Mi mamá se mantiene con mucha pena, duerme muy poco y ha bajado varios kilos. El Matías (hijo de Sandra) en shock, aún el psicólogo está trabajando con él. La Monserrat (hija de Sandra) cada vez que ve fotografías o se nombra a su mamá, llora y se aísla. Mi hijo Dani tiene 10 años y tiene trastorno del espectro autista (TEA) él no ha vuelto al colegio, llora todos los días, está con psiquiatra. Él asistía al colegio donde trabajaba mi hermana, todo lo que hacía en el colegio era en torno a su tía.

Sandra Coliñanco (36 años) murió tras ser arrollada por un vehículo que manejaba el ex fiscal militar de Cautín, Alfonso Podlech.

—¿Cómo sigue su sobrina Monserrat?

—Monserrat está bien, sin secuelas físicas. Cirugía Infantil la dio de alta. Sigue en controles en Traumatología, le retiraron el yeso hace 15 días y con Neurocirugía tenemos control el martes. No quiere nada con el jardín, sus tías la visitan, le traen tareas, cada vez que las ve llegar llora, se aísla y rechaza las tareas, ni siquiera quiere tomar los cuadernos.

—¿Qué opinión tiene de la justicia tras lo ocurrido?

—En este país existe justicia sólo para los ricos. Además la ley tiene penas muy bajas para este tipo de delitos, ojalá en algún momento esto cambie.

—¿Alfonso Podlech le ha brindado ayuda de algún tipo?

—Nada, ningún tipo de ayuda. De Podlech no conocíamos mucho de él, solo lo relacionado con causas de Derechos Humanos. Un hombre a la edad de él no debería estar manejando, por algo cuando fue a sacar su licencia se la negaron, pero apeló a un tribunal donde trabaja su hijo, obviamente la iba a obtener. Si no le hubiesen dado esa licencia de conducir, Sandra estaría con nosotros.

Déjanos tus comentarios: