El abogado Gaspar Calderón, quien representa a Christhopher Hagan, padre de Erica Hagan, dijo que los errores para esclarecer el crimen de la psicóloga son tan aberrantes y evidentes en la investigación, que el recurso de casación presentado por la Consejo de Defensa del Estado, no tiene ningún destino.

El penalista presentó querella para esclarecer el crimen de la psicóloga estadounidense, quien llegó a La Araucanía desde el Condado de Kentucky para realizar una pasantía y el 5 de septiembre del 2014 fue asesinada al interior del departamento que ocupaba en el Colegio Bautista de Temuco.

En esta entrevista con Libertaddigital.cl , el destacado profesional habla sobre las pruebas desestimadas por la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones y el Ministerio Público, afirmando que en torno a este brutal crimen hay “una comunidad del ocultamiento”.

-¿Qué le parece que el Consejo de Defensa del Estado intente evitar el pago de $200 millones de indemnización por el crimen de Erica Hagan?

-La decisión del Consejo de Defensa del Estado de recurrir de casación en estos casos es normal, en los juicios donde el Fisco queda obligado a pagar, no obstante eso, el sentido común y el peso de las pruebas, la contundencia del fallo de segunda instancia, indica que no tendrá ningún efecto. Todos sabemos por la prensa, por los antecedentes de la carpeta de investigación, lo que siente el pueblo, en el sentido de que sendos errores son los causantes de la impunidad que afecta al padre de Erica Hagan.

-¿Qué pasos siguen en el proceso?

-Creemos que esta casación se puede derribar con un recurso de inhabilidad que ya presentamos y que será revisado en estos días.

-¿El Consejo de Defensa del Estado dice que no hubo negligencia del Ministerio Público en esta diligencia?

-Efectivamente el Consejo de Defensa del Estado dice que los errores no son tales, que el Ministerio Público tendría facultades para hacer ciertas gestiones o no hacerlas, presentar ciertas pruebas o no presentarlas, pero para nosotros resulta curioso que se trate de tapar el sol con un dedo porque el Ministerio Público y la policía tienen un estándar, no pude haber errores de niños chicos, se pierde un reloj, borran la escena del crimen, se dicta sobreseimiento de los principales sospechosos del pueblo, entonces hay errores garrafales, que están muy cerca de la intencionalidad. Acá el error da paso a la mala intención. Es como irracional que se diga que los errores del Ministerio Público y de la policía, son cuatro o cinco, en circunstancias que son muchos más. En los reportajes vistos en los últimos días, ha aparecido que los errores son 10, 20 y hasta 40. Pero siempre en el sentido de manejar o  administrar las pruebas que se consiguieron, pero pensamos, así me lo han dicho especialistas, se puede establecer una responsabilidad penal.

Erica Hagan (de 22 años), asesinada el 5 de septiembre del 2014.

-¿Va a pedir la reapertura de la investigación?

-Por el momento no vamos a pedir la reapertura de la investigación, porque primero queremos tener resuelto lo de la indemnización, quedan varios años por delante. Nosotros confiamos en un elemento muy importante, que tiene que ser uno de los aspectos que debemos abordar, ya con gente conocida, con algunos expertos que nos están colaborando, con la prensa, con la comunidad, en orden a que una colaboración que nos falta es esa valiente, que busque Justicia.

-¿Hay un pacto de silencio en este caso?

-No, lo que hay es una especie de comunidad de mentira o de ocultamiento, entonces esa comunidad no podemos definirla muy bien, sabemos en qué ámbito está, necesitamos que eso se devele, conocer en qué reuniones y en qué fechas específicas se tomaron determinadas acciones para ocultar información para ponerse de acuerdo qué declarar, cambiar evidencia  y para contactar personas influyentes, sabemos que eso ocurrió, más menos cómo ocurrió, pero necesitamos pruebas concretas?

¿Eso dice relación directamente con el crimen?

-El crimen tiene una cantidad de encubridores que no debe ser inferior a cuatro o cinco personas, en determinado estado de poder, dentro de ciertas organizaciones, que de alguna medida lograron silenciar la evidencia para la parte interesada. La misma imputación al rondín es un ejemplo, nosotros sabemos que derechamente él no fue el autor, sino que él vio quién es el homicida, permitió mantener este hecho en un estado de neblina tan importante, que con las negligencias, errores u omisiones que se cometieron a propósito se logró que no se detuviera al responsable y se acusara a la persona equivocada.

-¿Había algún vínculo sentimental entre Erica Hagan y alguna persona de Temuco?

-No, eso no es una línea investigativa, Erica Hagan, era muy particular en ese ámbito, no tenía mayor actividad en ese aspecto, tenía muchos amigos eso sí, ese no es el móvil del crimen.

-¿Cuál es el móvil del crimen?

-Hay dos móviles que son posibles. En ambos un crimen pasional por arrebato, se llama crimen de ímpetu, que nos ponen en dos planos, uno de celos que podría ser una de las razones, pero también esté en el plano de ocultamiento de situaciones de que Erica Hagan pudo haber tenido conocimiento sobre ciertos abusos que se habrían producido en campamentos de la iglesia, que tenemos más bien entendidos.

Déjanos tus comentarios: